Cómo evitar las tarifas ocultas en una cuenta corriente

Introducción

En la actualidad, mantener una cuenta corriente puede resultar una tarea difícil de manejar correctamente debido a las múltiples tarifas que las entidades bancarias suelen incluir. Algunas de estas tarifas se hacen explícitas al momento de abrir la cuenta, pero muchas otras son ocultas y pueden aparecer en cualquier momento sin previo aviso. Por eso, es fundamental conocer las tarifas que están asociadas a tu cuenta corriente y cómo evitarlas para mantener tus finanzas saludables.

¿Qué son las tarifas ocultas?

Las tarifas ocultas en una cuenta corriente son aquellos cargos que no se mencionan explícitamente en los acuerdos comerciales o en las condiciones de contratación. Por lo general, esto se debe a que las entidades bancarias utilizan términos vagos o de difícil interpretación en sus contratos, lo que permite imponer cargos adicionales de forma discrecional. Algunos ejemplos de esto son las tarifas por el mantenimiento de cuenta, por la emisión de cheques, por las transferencias o tarifas por operaciones en cajeros automáticos fuera de la red de la entidad.

¿Cómo saber qué tarifas están asociadas a mi cuenta corriente?

La mejor forma de evitar las tarifas ocultas en tu cuenta corriente es conocer todas las condiciones y los cargos que se aplican a tu cuenta. Para esto, es importante revisar el contrato de apertura de la cuenta al detalle. Asimismo, muchas entidades bancarias ofrecen una descripción detallada de sus tarifas y servicios en sus sitios web. En estos sitios, podrás encontrar información sobre las tarifas de mantenimiento, las comisiones por descubierto, las tasas de interés, entre otros. Por último, es conveniente estar atento a la correspondencia que envía tu entidad bancaria, ya que allí suelen informar acerca de las actualizaciones o cambios sobre las tarifas y servicios.

Cómo evitar las tarifas ocultas

Existen diversas formas de evitar las tarifas ocultas en una cuenta corriente. A continuación, te presentamos algunas opciones:

1. Compara las diferentes opciones de cuenta corriente

Antes de abrir una cuenta corriente, compara las diferentes opciones que ofrecen las entidades bancarias. Elige aquella que tenga menos tarifas y cuyo contrato sea más claro respecto a las condiciones y comisiones que se aplican.

2. Revisa tu cuenta de forma periódica

Revisa tu cuenta con frecuencia y verifica que todos los cargos correspondan a las tarifas que has aceptado. Si encuentras un cargo que no corresponde a una tarifa que has aceptado, comunica inmediatamente a tu entidad bancaria, para que ésta pueda revisar el problema.

3. Opera en la red de cajeros automáticos de tu entidad bancaria

Al operar en cajeros automáticos fuera de la red de tu entidad bancaria, es probable que debas pagar un cargo extra por ello. Si solo operas en los cajeros de tu entidad bancaria, podrás evitar este tipo de cargos.

4. Utiliza tarjetas de crédito con responsabilidad

Si utilizas una tarjeta de crédito, asegúrate de pagar las cuotas a tiempo, para evitar comisiones por mora y por mantenimiento. De esta forma, podrás reducir los cargos adicionales que suelen aplicar las entidades bancarias.

5. Evita los descubiertos

Los descubiertos son una forma de financiación que utilizan las entidades bancarias para permitir que puedas gastar más dinero del que tienes disponible en tu cuenta. Sin embargo, estos generan intereses y comisiones muy elevadas que pueden impactar significativamente tus finanzas. Por eso, es recomendable utilizar esta opción solo en casos de emergencia.

Conclusión

Las tarifas ocultas en una cuenta corriente pueden afectar negativamente tus finanzas, por eso es importante que conozcas todas las condiciones que se aplican en tu cuenta y sepas cómo evitarlas. Esto te permitirá mantener un mejor control de tus finanzas personales y evitar cargos innecesarios. Recuerda siempre revisar tu contrato de apertura de cuenta y tener una comunicación constante con tu entidad bancaria para estar al tanto de las actualizaciones o cambios respecto a las tarifas y servicios que se aplican.