¿Necesitas un aval para conseguir una hipoteca?

Introducción

A la hora de comprar una casa, la mayoría de las personas necesitan solicitar una hipoteca para poder hacer frente al costo de la misma. Sin embargo, no todas las personas cuentan con los recursos financieros necesarios para obtener una hipoteca por sí solas. Es por eso que muchas veces se necesitan conseguir avales para poder obtener una hipoteca. Pero, ¿qué es un aval exactamente y cómo afecta esto el proceso de solicitud de una hipoteca? En este artículo detallaremos todo lo que necesitas saber acerca de los avales para conseguir una hipoteca.

¿Qué es un aval?

Un aval es una persona o entidad que se compromete a pagar tus deudas en caso de que tú no puedas hacerlo. Por ejemplo, si tú solicitas una hipoteca y no puedes pagarla, tu aval se encargará de hacerlo por ti. Los avales son muy comunes en el mundo de los préstamos, especialmente en aquellos casos en los que las personas no tienen un historial crediticio lo suficientemente bueno como para obtener un crédito por sí solas. En el caso de las hipotecas, los avales son necesarios cuando la persona que solicita la hipoteca no cumple con los requisitos necesarios para que el banco le otorgue el préstamo. Los bancos normalmente revisan el historial crediticio de la persona, su capacidad de pago, y otros factores antes de aprobar una hipoteca. Si el banco considera que la persona no cumplió con las especificaciones necesarias, entonces puede requerir que se consiga un aval para otorgar la hipoteca.

¿Quién puede ser tu aval?

Cualquier persona puede ser tu aval. Por lo general, los avales son amigos, familiares cercanos o miembros de la familia. Un aval también puede ser una institución financiera o alguna otra entidad. Al solicitar una hipoteca, el banco puede sugerirte algunas personas o entidades que puedan fungir como aval. También puedes buscar por tu cuenta a alguien dispuesto a hacerlo.

¿Cómo afecta un aval a tu solicitud de hipoteca?

El aval es una garantía para el banco de que ellos van a recibir el pago de la hipoteca aun si la persona que la solicitó no puede pagar. Esto hace que los bancos sean más propensos a aprobar la solicitud de hipoteca de alguien que tiene un aval. Si tu aval es una persona o entidad confiable, esto puede reducir el riesgo del banco en caso de que no puedas pagar tu hipoteca.

¿Qué pasa si no puedes pagar la hipoteca?

Si te encuentras en una situación en la que no puedes pagar tu hipoteca, entonces tu aval es el responsable de hacerse cargo de los pagos. Es por eso que es importante hablar con tu aval de antemano para asegurarte de que está dispuesto y tiene la capacidad financiera para hacerte cargo de los pagos en caso de que sea necesario.

Conclusión

Conseguir una hipoteca es un paso importante en la vida de cualquier persona que planea comprar una casa. Sin embargo, no todas las personas cuentan con los recursos financieros necesarios para hacerlo sin la ayuda de avales. Si piensas que podrías necesitar un aval para obtener una hipoteca, es importante que sepas todo lo que puedas acerca de los avales y cómo funcionan. Habla con el banco para determinar si necesitas un aval, y si es así, busca a alguien en quien confíes para serlo. Recuerda que si no puedes pagar la hipoteca, tu aval será el responsable de hacerlo, por lo que es importante que sea alguien confiable y con la capacidad financiera para hacerte cargo de los pagos necesarios en caso de que surja la necesidad.